18 marzo 2015

Libro/ Muestra- Devociones: Diálogos entre imagen y poesía (CRAC! MAGAZINE, por Ana Lema) ·

Libro/ Muestra- Devociones: Diálogos entre imagen y poesía



Por: Ana Lema (*)
 “No se trata de un documental, tampoco presentamos ninguna tesis socio o antropológica. Contamos, cantamos a dúo” explica la poeta Luisa Futoransky sobre Devociones. Nombre de la muestra y libro homónimo, basados en un diálogo entre sus textos y las imágenes del artista plástico José Antonio Berni.
A continuación, conversamos con la autora quien nos revela aspectos de éste proyecto que fue presentado el pasado año 2014 en el Museo de Arte Madrid (España) y la Casa Argentina -Ciudad Internacional Universitaria de París- (Francia).

1. CRAC! Magazine: Devociones es el segundo trabajo conjunto que realizan con José Antonio (el primero fue Desaires) ¿Cómo surge, y por qué el título con la carga que implica dicha palabra?
2. Luisa Futoransky: La densidad de la palabra DEVOCIONES con su carga de maravillas, prodigios, milagros y portentos nos fue sugiriendo imágenes y contrapuntos. No lo conversamos demasiado, inmediatamente estuvimos de acuerdo en que no haríamos un documental, tampoco presentamos ninguna tesis socio o antropológica. A mí me gusta decir que contamos, cantamos a dúo. Cada uno vino con sus sueños o pesadillas a cuestas; nos las intercambiamos cuando coincidimos en el mapa. Nuestras autobiografías a veces convergen, otras difieren. Hay muchas voces, héroes perecederos, heroínas de nuestro tiempo, innúmeros ismos que corrieron bajo los puentes y los estuarios. De todo eso, pescamos lo que quisimos o pudimos. Así la realidad se fue transformando en realidad fotográfica y en un universo aparte con su propia síntesis, sus leyes.
1. CM: Ustedes dejan en claro que no se trata de una mera interpretación poética de las imágenes, ni viceversa ¿Cómo describirías la propuesta? 
2. LF.: Estamos todos muy acostumbrados a los epígrafes o a los álbumes de fotos, más o menos importantes, o a los análisis posteriores, esto se nos dio de una manera distinta ha sido un dialogo entre sus imágenes y mis palabras, que para nosotros ha sido fecundo. No sé si las imágenes y las palabras logran plasmar lo que estamos buscando que es in the making como dirían los americanos, vamos hablando de lo que nos va impresionando mientras, en cierto modo, crecemos juntos. 
  1. CM.: ¿Qué considerás en una imagen al realizar una interpretación poética de la misma?
  2. LF.: Para mí una foto nos queda dentro cuando más allá de los rigores inevitables de la técnica, las trampas de la luz, la seducción estética, logra atrapar lo invisible. Como un signo de admiración silencioso, una pulsión que extirpa la banalidad del instante y, sin mayor esfuerzo, palpa el viento. Por que cómo se puede captar el viento, es algo casi imposible, salvo que haya no sé, un árbol que tenga cierta inclinación y entonces nos de esa idea.
  1. CM.: Mencionás el viento y esa cuasi imposibilidad de captarlo en una imagen…. En el proyecto aparecen varias situaciones de éste tipo, tal es el caso de la fotografía de ese zorro colorado en un cementerio ¿de qué modo lograron sortear éste tema de la abstracción?
  2. LF.: Esa foto de la que hablás, por ejemplo, es del cementerio de Moisés Ville, en Santa Fe, es un cementerio pobretón en cualquier lugar del mundo, el pasto está quemado… ¿qué hay ahí que nos de algo?…sin embargo hicimos una interpretación. Por eso, digo no son poemas míos, no son fotos de él, son cosas que las charlamos…éste poema es para aquella imagen:
CEMENTERIO DE MOISÉS VILLE, PROVINCIA DE SANTA FE
El ojo del hombre que es la cámara encuentra el ojo del bicho
que lo juna, desde cuándo
y se deja.
Hábiles uno y otro no dan prioridad a nombre alguno:
un cementerio de placas anónimas a punto de abandono definitivo
sepulturas más bien humildes, de cemento muy gris
una que otra de mármol, para confirmar tal vez la diferencia.
Tumbas de espaldas
almas en desasosiego de Moisés Ville

En la Puerta de las reencarnaciones por divina compasión y providencia
se permitió a un alma judía enamorada de la pampa
meterse en la de un zorro colorado
para respirar el horizonte;
cada amanecer debe volver a sus pobres huesos hasta que esté dispuesta a despojarse de envoltura
y con la ayuda de los ángeles dejar el cementerio.
De momento ni piensa.
  1. CM.: Devociones es un trabajo que engloba una realidad no solo artística si no también social que, de hecho, es parte inherente del arte de cualquier tiempo…
  2. LF.: Si hay una foto por ahí toda fileteada, que es de un barra brava, ese es el gordito Maxi, >que explica Futoransky> está escrito M, A, C, S, Y (“Macsy”) y entonces yo le escribí este poema:
                  
          EL BARRA
Lo fueron. Su generosa anatomía recibió las balas de 45 que le estaban destinadas.
Las cosas como son. El las prodigó en las tribunas, y fuera también.
El muro de devoción lo singulariza.
Le afina el nombre y los rasgos; ahora es una enigmática deidad hindo-budista 
que pasó de Maximiliano al Gordito Macsy, eso sí,
fileteado por los pibes, con amor.
¿Qué puertas le vedan o le entreabren los escudos de Boca y de Almagro?
¿Quién tiene la respuesta? Acaso, ¿alguien la quiere?

1. CM.: También hay otro poema de un hecho histórico en la vida del pueblo argentino que fue la masacre ocurrida en Cromagnon (1)…
2. LF.: Si nuestra devoción empezó también con ese hecho terrible sobre el que escribí un texto, en su momento. Por ese momento, José Antonio fue a Argentina y me mandó la foto de afuera de Cromagnon (con las zapatillas de los chicos colgadas en el hilo de la corriente eléctrica) y yo no sabía lo que era, pero esa foto me dolía. Hasta que supe que los deudos o la gente las dejaban ahí en homenaje a los chicos muertos. Entonces, acompañe con éste texto:
                        ALTA EN EL CIELO 
Micro//macrocosmos, 2005 empezó por la desgracia; un alud acuático de enseres, de humanos y de bestias anegó el sudeste asiático y un incendio-estrago en República Cromagnon, discoteca de Once, enlutó la ciudad de Buenos Aires.
Nada es nuevo cuando reaparece el sol.
En las fábricas de China, atrancan los galpones donde trabajan los obreros para que no salgan, no tomen aire, no fumen, no huelguen. En las discos hacen lo propio para que no haya colados que se vayan con el cuba libre en las tripas sin pagar.
Mientras, rapaces, los turistas, vuelven en picada sobre los muertos casi tibios todavía que fecundan las aguas y las playas del diluvio protegidos por tarjetas de oro, platino y bronceadores de la mayor protección solar.
Mientras, un artificiero confecciona con prisa y sin pausa cañitas voladoras.
Los rockeros las exigen para que no decaiga el consumo de bebidas ni la animación en el local. Sin duda alguna bengala está destinada a que nos estalle, como ahora, el corazón.
En cuanto al hombre de Cromañón vivió en cuevas de Dordoña, Francia, hace 40.000 años. La forma de vida era cazar y recolectar. Cazaba en grupo; los animales grandes, con trampas y los pequeños, con piedras y flechas.
Desde los primeros minutos de la tragedia la gente colgó los tenis en la alambrada de la calle como símbolo de los 194 muertos cromañones.
Alta en el cieeelo flamea la bandera de ceremonias con sol refulgente al centro.
   Los elementos, hasta la luna la destiñen. La desmemoria gana la partida.
           ______________________________________________________________________
Cromagnon (1) fue una discoteca ubicada en el barrio de Once en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), conocida a raíz de un incendio que comenzó la noche del 30 de diciembre de 2004, durante un recital de la banda de rock Callejeros. El incendio provocó una de las mayores tragedias de  Argentina, y dejó un saldo de 194 muertos y al menos 1432 heridos.
________________________________________________________________
1. CM.: A modo de cierre, ¿qué podés comentar de estas DEVOCIONES?
2. LF.: Como en el reino de las aves hay dos suertes de fotógrafos: los que se alimentan de deambulaciones oscuras. A esta especie les complace la neblina, intemperies, fauna y flora de la noche. Los más sagaces se transforman en los ojos nocturnos de las ciudades. Las abandonan a su suerte al amanecer.
Los otros vuelan de día. Suelen ser muy fuertes y veloces: cuando la luz, la gente, el régimen que impera en las ciudades los asfixia, migran, no sin antes brindar descarnado testimonio.
Estas devociones ponen al descubierto las relaciones éticas y estéticas entre las imágenes y las palabras retenidas por la fuerza de las mareas, sin la trampa que son los anzuelos, en una misma red.
 (*) ©Ana Lema: (Argentina, 1973). Reside en Buenos Aires. Escritora, periodista cultural y literaria. Ha colaborado en numerosos medios de Argentina y del exterior.
http://cracmagazine.com.ar/tag/devociones-dialogos-entre-imagen-y-poesia/
http://cracmagazine.com.ar/uncategorized/libro-muestra-devociones-dialogos-entre-imagen-y-poesia/




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada